Sostenibilidad organismo granja

Nuestro proyecto de sostenibilidad en el organismo granja Entheos, se estructura en tres grandes partes: mundo vegetal, mundo animal y una interfaz que une los dos mundos, un punto de contacto entre lo acuático y lo terrestre, nuestra balsa.

En continuo cambio y aprendizaje, estamos creando Entheos como un lugar único, aprovechando el paraje natural privilegiado a las orillas del río Ega y a los pies de la gran roca sobre la que se asienta el pueblo de Lerín.

MUNDO VEGETAL

En continuo crecimiento y expansión, potenciando el cuidado de la tierra, trabajando la fertilidad del suelo y la proliferación de las plantas autóctonas.

Árboles ornamentales y árboles frutales

En nuestra finca puedes encontrar pinos, fresnos, saúcos, olivos, cipreses, carpes, laureles, espino blanco e incluso un arce, un cedro y un magnolio.

Tenemos manzanos y un proyecto de plantación de avellanos, tilos, cerezos, sauces, ciruelos, melocotoneros y nogales.

Una gran variedad de árboles nos ayuda a tener un paraje único, integrado en la naturaleza y refugio para todos los seres que la habitamos, incluidas aves e insectos de diversas especies.

Entheos es un espacio de diversidad, armónico y terapéutico.

Bandas floridas, aromáticas y reservorios

Hemos realizado un cuidadoso estudio en el diseño de nuestro jardín. Cada planta tiene un propósito y una razón de ser. Hemos dividido el espacio en plantas atrayentes de abejas, repelentes de mosquitos, purificadoras del aire, ahuyentadoras de topos, medicinales, alimento de insectos…

Con el objetivo de favorecer la biodiversidad, armonizar el lugar y utilizar el poder curativo de las plantas, en nuestra tierra hay equinácea, crisantemo, ruda, árnica, angélica, vara de oro y lentisco, esta última produce unos frutos muy golosos para las aves. Lavanda, melisa, diente de león, romero, artemisa, milenrama, salvia, manzanilla, aloe vera y orégano. Todas ellas conviviendo entre arbustos, como la tuya, el espino el escaramujo y flores como los claveles.

LA BALSA

Entre el mundo animal y el vegetal, tenemos nuestra balsa, refugio para animales, plantas acuáticas, hongos y humedad.

La balsa es un pequeño ecosistema acuático, dónde se desarrollan multitud de interacciones, tanto más complejas cuanto mayor sea su grado de naturalización y conservación.

Con esto creamos una zona fresca y húmeda, proporcionando el ambiente más adecuado para que prosperen ciertas plantas que gustan de humedad y agua. Esto favorece a que las ulmarias, aspérulas, valerianas, violetas… puedan crecer vigorosamente.

MUNDO ANIMAL

Es para nosotros de vital importancia crear un medio apto para aves, insectos, reptiles y roedores.

Gracias a nuestras especies autóctonas, mariquitas, abejas, abejorros, mariposas, saltamontes y una infinidad de insectos habitan entre nuestro lugar.

Para la fauna auxiliar, tenemos los arbustos y las especies herbáceas, además de los árboles de cultivo leñoso. Con el objetivo de acercar las máximas posibilidades de asentamiento de fauna auxiliar, hemos trabajado con GREFA (Grupo de Rehabilitación de la fauna Autóctona y su Habitad).

En el diseño del seto hemos tenido presente el calendario de floración de las especies productoras de néctar y polen, para conseguir una floración prolongada y consecutiva, y que los insectos puedan disponer de recursos en épocas desfavorables como el invierno.

Hemos colocado seis cajas nido para pequeñas aves rapaces (lechuza, cernícalo y mochuelo), cinco cajas nido para paseriformes forestales, dos grandes refugios para murciélagos y cuatro nidales para pequeñas aves insectívoras, con una junta adicional para su aprovechamiento por murciélagos.